junio 22, 2020

Corporativo

PORCELANOSA Grupo disminuye la contaminación del aire con su programa Eco Conscious

Las ocho empresas de la multinacional han implantado una serie de soluciones sostenibles para reducir las emisiones de CO2 y el impacto de la huella de carbono en sus centros y oficinas.

PORCELANOSA Grupo intensifica su lucha contra el cambio climático mediante el programa Eco Conscious, en el que ha reunido algunas de sus medidas más sostenibles para reducir el impacto medioambiental a través de una gestión responsable de los recursos naturales.

Un Plan de Desarrollo Sostenible que cumplen las ocho firmas de esta multinacional en sus plantas productivas, centros logísticos y oficinas. Espacios en los que se ha optado por el reciclaje de residuos, la gestión sostenible  del agua y el ahorro energético en el marco de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas y las nuevas líneas de trabajo marcadas por la UE.

A estas iniciativas cabe añadir las diferentes soluciones que la multinacional ha planteado para reducir la huella de carbono y agilizar su modernización industrial con la digitalización, la investigación y el diseño ecológico como ejes principales.

Optimización energética y control de la contaminación atmosférica

La primera de ellas pasa por la aceleración de sus procesos de fabricación con la optimización energética y la instalación de nuevos métodos de detección y evaluación de la contaminación atmosférica como asuntos prioritarios

Porcelanosa calcula la huella de carbono conforme a las especificaciones de la norma ISO 14064-1:2018. “Estamos comprometidos con el medio ambiente y con la producción sostenible. Hemos intensificado nuestros esfuerzos para mejorar nuestra marca con la tecnología, la I+D+i y la diversificación industrial como motores de cambio. Proteger el entorno natural y minimizar la contaminación del aire es una prioridad en el modelo de negocio de Porcelanosa”, remarcan desde la firma.

Entre las decisiones adoptadas por la compañía cabe destacar la incorporación de sistemas eficientes de control de la combustión con hornos de cocción cerámica con tecnología de control de la relación aire-gas automática; la instalación de equipos de filtración de partículas en suspensión; la colocación de sistemas de aislamiento acústico en las máquinas de rectificado; la repoblación forestal para combatir la emisión gases tóxicos que se originan en sus procesos industriales. “Llevamos desde el 2012 vigilando nuestra huella de carbono para identificar la cantidad de emisiones de CO2 que producen nuestras actividades industriales. Esto nos permite controlar todas las fuentes de emisiones GEI (Gases de Efecto Invernadero) que generamos para así establecer medidas enfocadas a la reducción del impacto derivado”, matizan desde la firma.

Llevamos desde el 2012 vigilando nuestra huella de carbono

Una dinámica que ha seguido Venis a través de sus sistemas depurativos para partículas (16 filtros de vía húmeda y 14 filtros de vía seca) y los nuevos secaderos y atomizadores. “Hemos reorientado nuestras políticas hacia un modelo más sostenible y duradero con medidas ambientales que abarcan desde la cogeneración eléctrica con gas hasta el rectificado en seco”, explican desde la empresa. 

Otra de las firmas que ha perfeccionado su normativa medioambiental es L’Antic Colonial, en cuyas sedes de producción se han incluido biseladoras y cabinas de aspiración en seco, así como máquinas de corte por agua para piedra natural. “El agua permite refrigerar la maquinaria y retiene las partículas de polvo que se acumulan en los discos. El proceso continúa con un sistema de depuración donde se limpian los procesos de producción. Todos nuestros productos pasan por el análisis de Compuestos Orgánicos Volátiles (COVs) para asegurarnos la baja concentración de toxinas y cumplen con Floorscore, el certificado que acredita que un producto respeta la calidad del aire interior. Un ejemplo de este logro ecológico es Linkfloor, un tejido vinílico que imita el tejido natural y la madera y cuyos componentes plásticos se han supeditado a los controles de Phtalatos para certificar el carácter sostenible de nuestras colecciones”, remarcan desde L’Antic Colonial.

Gamadecor ha preferido incluir filtros de manga para recoger las virutas de serrín y polvo de lijado eliminando así los compuestos orgánicos volátiles de la madera. La firma también ha modificado los barnices y lacas transparentes tradicionales por aquellos con base de agua, lo que reduce la emisión de compuestos orgánicos volátiles en aire (COV).

En Urbatek han optado por renovar la flota de vehículos diésel por automóviles con sistemaAdBlue (para la depuración de gases). Su inversión en energías renovables certificadas se ha trasladado a otras firmas, como Noken, donde se ha reemplazado la maquinaria tradicional de su almacén central por dispositivos eléctricos que eliminen la polución ambiental.

Fachadas ventiladas que purifican el aire

La gran apuesta de Butech para reducir la contaminación del aire pasa por sus sistemas de fachadas ventiladas con Krion K-Life como revestimiento. Este compacto mineral de la firma Krion está dotado con la tecnología KEAST® que le otorga la capacidad de disminuir la contaminación del ambiente gracias a su alta composición de minerales activadores. Además de ser una superficie resistente frente a las acciones del clima y las temperaturas extremas, Krion® K-Life cuenta con certificaciones como NSF, Greenguard, A+, BPA Free, HPD y Declare por su carácter 100% reciclable y sus beneficios ecológicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *