noviembre 4, 2021

Proyectos

Un palacete medieval renovado con Porcelanosa

Perteneciente a la familia Scaligeri (1260-1387) y refugio de poetas como Dante, este imponente palacio de Verona se ha rehabilitado con el interiorismo de Simone Micheli y las colecciones de Porcelanosa.

La historia de Verona no se puede explicar sin antes conocer el árbol genealógico de la familia Scaligeri, cuyo legado sigue presente en cada rincón de la urbe. Señores de la ciudad desde 1260 a 1387 y amantes de la pintura y las letras, durante su gobierno se produjo la mayor expansión artística de Verona gracias al apoyo y financiación que otorgaron a los artistas, escritores y filósofos de la época. Entre ellos, Dante Aligheri o Petrarca. Especialmente significativa fue la figura de Cangrande della Scala (amigo y protector del autor de la Divina Comedia), cuyo gusto y sensibilidad promovió el esplendor cultural de la villa.

El romanticismo de Verona en cada habitación

Esa influencia de los Scaligeri se materializa en Arche Scaligere, un museo gótico al aire libre conectado con la Iglesia de Santa María donde están enterrados los siete principales señores de la familia. A ellos también pertenecía este palacete medieval, reconvertido ahora en un complejo de 32 lujosos apartamentos turísticos (Lords of Verona).

Situado en la monumental Piazza dei Signori y a escasos metros de la Casa de Julieta, la Torre dei Lamberti y la Porta Borsari, este edificio ha mantenido la estructura original conservando la fachada rojiza y las ventanas arqueadas propias del siglo XIV.

Ese diálogo entre el pasado y el presente artístico es obra del diseñador Simone Micheli, que ha optado por las colecciones de PORCELANOSA para dar forma a esa reinterpretación arquitectónica desde el diseño sensorial. Un objetivo que logra por medio de formas depuradas, colores neutros y mobiliario nórdico con las que aviva cada espacio. Tres elementos que definen las habitaciones y suites, donde el blanco amplía los límites de cada zona conectando la vida que transcurre en el interior del hotel con el ritmo pausado y romántico que impregna cada rincón de Verona, ciudad medieval y shakesperiana (en ella se desarrolla la trágica historia de amor de Romeo y Julieta).

El diseño vital de Simone Micheli

Esa armonía blanca que refuerza la luz natural del exterior y la belleza simple de la decoración se materializa en la colección Lounge que Simone Micheli ideó para Noken, de la que forman parte los inodoros y bidés del hotel. Con formas sinuosas inspiradas en el agua y unos acabados de vanguardia, cada pieza de esta serie promueve la sostenibilidad desde el diseño minimalista y se complementa con la colección Forma, también de la firma. “He creado un lugar innovador dedicado al bienestar del cliente mezclando luces naturales y artificiales y muebles que buscan satisfacer las necesidades del hombre contemporáneo”, explica Micheli.

Del mismo modo, el compacto mineral Krion® K-Life 1100 de Krion® (PORCELANOSA Grupo) sigue ese diseño “total white” en las encimeras de la cocina, los baños y los escritorios de las habitaciones.

La incorporación de este Solid Surface unifica desde la monocromía las distintas zonas de la habitación y refuerza su seguridad gracias a su casi nula porosidad, su carácter bacteriostático y su elevada resistencia a los impactos y cambios de temperatura. “El pasado y el futuro se han fusionado para crear lugares que están fuera del continuo espacio-tiempo y en los que toma forma una atmósfera evanescente y cándida. En este lugar, las distinciones y los conceptos absolutos pierden completamente su significado”, matiza Micheli.

Ver en Projects Porcelanosa.

Arquitectura: Simone Micheli

Fotografía: Jürgen Eheim

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *