mayo 20, 2019

El diseño Wabi-Sabi que necesita una casa moderna

Esta estética japonesa defiende la belleza de la imperfección a través de composiciones minimalistas y objetos rústicos que otorgan armonía, moderación y equilibro a los espacios.

Los materiales que se enmarcan dentro de esta corriente estética y filosófica son la cerámica, el cáñamo, el lino, el mimbre, la piedra o el vidrio.

El diseño Wabi-Sabi convierte la fugacidad de la vida y su imperfección en belleza. Esa manera de entender y enfrentarse a la realidad hace de cada espacio un lugar único e inimitable. “Wabi es estar satisfecho con una pequeña cabaña, una habitación de dos o tres tatamis. Al igual que con la cabaña de troncos de Thoreau, y con un plato de verduras recogidas en los campos vecinos, y tal vez escuchar el sonido de una suave lluvia de primavera”, definió el filósofo Daisetsu Teitaro Suzuki.

Bajo los principios de “nada es eterno, ni permanente ni completo” esta estética japonesa tiene correlación con la filosofía zen que busca el equilibrio y la armonía con lo mínimo. Eliminar aquello que es innecesario o reiterativo y así volver a la esencia. Ese es el lema que defiende la decoración Wabi-Sabi a través de materiales naturales, colores tierra o arenosos y formas asimétricas.

En este artículo se plantean varias ideas para incorporar la decoración Wabi Sabi al hogar contemporáneo.

¿Qué es exactamente Wabi-Sabi?

 Para entender el significado de Wabi-Sabi hay que analizar la raíz etimológica de la palabra. Por un lado, Wabi deriva de la palabra wa, que apela a la paz, la armonía natural y la proporcionalidad. Sabi defiende la progresión natural, el brillo moderado y la estética añeja que reutiliza y otorga una nueva lectura a los objetos antiguos. Así pues, esta corriente estética apuesta por la belleza natural y por hacer de los pequeños detalles grandes ambientes. 

wabi-sabi-style-3

Créditos: @futuroom

Wabi sabi, vuelta a la Madre Tierra

En la decoración wabi-sabi adquiere especial importancia la naturaleza. La piedra, la madera vieja o las flores buscan la quietud y el bienestar por medio de la humildad y la mesura estética. El orden y la armonía se logra desde el desorden. Una contradicción poética que hace de los interiores espacios más saludables y sostenibles con maderas que huyen de barnices agresivos o textiles que carecen de compuestos químicos.

wabi-sabi-style-2

Créditos:  @scjrenovation

Minimalismo Wabi sabi

Los colores nude o apagados como los marrones, negros, verdes botella, grises y óxidos se combinan con materiales como el lino, el mimbre, la cerámica, el mármol, el vidrio o el cáñamo. Una defensa de la artesanía y de los espacios intimistas donde adquieren especial relevancia los juegos de texturas o las composiciones aparentemente antagónicas. Alfombras de yute que se combinan con revestimientos blancos, troncos y hojas secas en jarrones, o vigas de madera que se combinan con muebles de estilo nórdico son algunas de las propuestas que se enmarcan en este estilo.

wabi-sabi-style

Créditos: @thetruehouse

Shhh, silencio

 Para lograr la paz física y emocional se necesita reflexión. Silencio. Un estado que se evoca por medio de los muebles de estilo industrial, los suelos de bambú, las mesas de metal o las lámparas de tela.

Todo en continua evolución. La vida misma.

wabi-sabi-style-4

Credit: @thetruehouse


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *