Azulejos - Porcelanosa Azulejos - Porcelanosa Azulejos - Porcelanosa

Azulejos

Azulejos

¿Necesitas ayuda? Haz clic en aquí y te ayudaremos a encontrar los productos que necesitas.

1-12 de 249

  1. Carrara Blco Brillo 59.6X59.6-CE0003_100137736_T_ES.jpg-CE0003_100137736_T_500X500.jpg-100137736-T-500X500
    Carrara Blanco Brillo 59.6X59.6
    74,91 € / ㎡
    Ver más
  2. Carrara Blanco Natural 59.6X59.6-CE0003_100137737_T_ES.jpg-CE0003_100137737_T_500X500.jpg-100137737-T-500X500
    Carrara Blanco Natural 59.6X59.6
    74,91 € / ㎡
    Ver más
  3. Marmi Blanco 59.6X59.6-Baldosa De Suelo-Monocolor-100137752-T-500X500
    Marmi Blanco 59.6X59.6
    74,91 € / ㎡
    Ver más
  4. Harlem Caliza 59.6X59.6-CE0003_100145387_T_ES.jpg-CE0003_100145387_T_500X500.jpg-100145387-T-500X500
    Harlem Caliza 59.6X59.6
    80,70 € / ㎡
    Ver más
  5. Deco Harlem Caliza 59.6X59.6-CE0003_100145530_T_ES.jpg-CE0003_100145530_T_500X500.jpg-100145530-T-500X500
    Deco Harlem Caliza 59.6X59.6
    86,34 € / ㎡
    Ver más
  6. Harlem Caliza 80X80-CE0003_100145837_T_ES.jpg-CE0003_100145837_T_500X500.jpg-100145837-T-500X500
    Harlem Caliza 80X80
    94,12 € / ㎡
    Ver más
  7. Dover Acero 59.6X59.6-Baldosa De Suelo-Cemento-100155568-T-500X500
    Dover Acero 59.6X59.6
    80,70 € / ㎡
    Ver más
  8. Dover Caliza 59.6X59.6-Baldosa De Suelo-Cemento-100155620-T-500X500
    Dover Caliza 59.6X59.6
    80,70 € / ㎡
    Ver más
  9. Marmi China 45X120-CE0003_100179216_T_ES.jpg-CE0003_100179216_T_500X500.jpg-100179216-T-500X500
    Marmi China 45X120
    71,53 € / ㎡
    Ver más
  10. Oxo Deco Blanco 45X120-CE0003_100179255_T_ES.jpg-CE0003_100179255_T_500X500.jpg-100179255-T-500X500
    Oxo Deco Blanco 45X120
    75,10 € / ㎡
    Ver más
  11. Manhattan Colonial 19.3X120-CE0003_100190042_T_ES.jpg-CE0003_100190042_T_500X500.jpg-100190042-T-500X500
    Manhattan Colonial 19.3X120
    101,46 € / ㎡
    Ver más
  12. Manhattan Colonial 29.4X120-CE0003_100190052_T_ES.jpg-CE0003_100190052_T_500X500.jpg-100190052-T-500X500
    Manhattan Colonial 29.4X120
    101,42 € / ㎡
    Ver más

1-12 de 249

Modern bathroom of Porcelanosa Tiles collection Hannover Topo 120x120

Azulejos: Spiga Noir Caliza

Azulejos y baldosas

Los azulejos son uno de los materiales de construcción más versátiles y funcionales, con una amplia gama de usos y aplicaciones. Gracias a su alta resistencia y durabilidad, las baldosas cerámicas y de gres porcelánico se integran de forma sencilla en proyectos de interiores, exteriores, residenciales, comerciales o espacios de alto tránsito.

Propiedades de los azulejos

Además de ser un material de gran belleza, cuya elegancia y calidad pone en valor el diseño de cualquier espacio, los azulejos tienen propiedades únicas como material de construcción.

Así, los azulejos son una excelente opción para el revestimiento y el pavimento de baños o cocinas, ya que su mantenimiento y limpieza son sencillos y se realizan con procesos domésticos de bajo coste y rápida ejecución. Su excelente resistencia a las altas temperaturas, a los agentes químicos y a las agresiones de los agentes atmosféricos, además de su alta capacidad de aislamiento térmico y eléctrico, convierten a las baldosas en un material altamente eficaz.

A la hora de seleccionar los materiales para los suelos y las paredes de un espacio, hay que tener en cuenta que los azulejos son uno de los materiales más seguros para la construcción, al considerarse no combustible.

Variedad de colecciones de azulejos

La variedad de baldosas disponibles para el revestimiento y el pavimento de un proyecto convierte el proceso en un reto apasionante.

Colecciones de azulejos que replican elementos de la alta arquitectura como el cemento, los azulejos hidráulicos o los mosaicos, así como piezas inspiradas en materiales naturales como la piedra, el mármol, la madera o el papel, son algunas de las opciones disponibles en nuestro catálogo. Los acabados mate, pulido, brillo y antideslizante amplían la gama de baldosas disponibles.

FAQs sobre Azulejos

La colocación de azulejos requiere de personal cualificado. Desde PORCELANOSA recomendamos emplear profesionales con experiencia demostrada en este tipo de trabajos. Los principales aspectos a tener en cuenta son:

  • Antes de iniciar la colocación de azulejos, revisar la información contenida en los embalajes y respetar escrupulosamente las recomendaciones del fabricante.
  • Comprobar que el soporte sea estable y el fondo de colocación adecuado para la colocación de baldosas: superficie totalmente limpia y seca, no disgregable, perfectamente nivelada y sin defectos de planitud.
  • Las juntas de colocación serán de al menos 2 mm en interiores y 5 mm en exteriores. Se recomienda el uso de crucetas autonivelantes.
  • Elegir el tipo de adhesivo en función del tipo de colocación a realizar. Los factores a tener en cuenta son: tipo de material, formato de la baldosa, soporte de colocación y destino de uso.
  • El único sistema de colocación recomendado es la colocación en capa fina y llana dentada. En baldosas con formato superior a 1.000 cm2 realizar la técnica de doble encolado.
  • Respetar las recomendaciones del fabricante en la preparación y utilización de los adhesivos. Aplicar el material de agarre con una llana dentada adecuado al tamaño de baldosa elegido, comprobar la capacidad humectante del adhesivo y presionar la baldosa sobre el material de agarre mediante un movimiento de vaivén.
  • Respetar las recomendaciones del fabricante en la preparación y utilización de los materiales de junta. Comprobar que el material y herramienta elegida no dañan la superficie de la baldosa.
  • Esperar a que el material de juntas empiece a secar y limpiar con una esponja humedecida en agua limpia. No dejar que el material de juntas endurezca sobre la baldosa.
  • En la limpieza de obra, utilizar productos compatibles con la resistencia química de las baldosas; consultar con el fabricante. Esta información ha sido resumida a partir de las Instrucciones de colocación que acompañan los catálogos de PORCELANOSA.

El relleno de juntas de colocación es fácil, pero necesita de herramienta y técnicas específicas. El procedimiento básico de rejuntado con un material de juntas cementoso es el siguiente:

  • Dejar secar el material de agarre utilizado en la colocación de las baldosas cerámicas y comprobar que las juntas de colocación están secas, limpias y con una profundidad uniforme.
  • Proteger todos los elementos sensibles al ataque de morteros de cemento presentes en el pavimento o revestimiento cerámico.
  • Preparar el material de juntas según las instrucciones del fabricante, sobre todo en relación a la cantidad de agua utilizada en su amasado.
  • En caso de temperaturas elevadas, fuertes corrientes de aire o baldosas cerámicas muy absorbentes, humedecer previamente las juntas con agua limpia antes de aplicar la junta.
  • Extender el producto y presionar utilizando una llana de goma dura, hasta rellenar completamente las juntas, recoger los sobrantes con la misma llana con movimientos en sentido diagonal a las piezas. No utilizar herramientas metálicas que puedan rayar la superficie de las baldosas.
  • Antes de limpiar las juntas, esperar unos minutos hasta que el mortero comience a secar, pero sin dejar que endurezca completamente. El tiempo de espera puede variar en función de la absorción de agua, temperatura ambiental y ventilación.
  • Limpiar el exceso de material de juntas con una esponja dura de acabado fino ligeramente humedecida montada sobre una talocha, que limpia sin vaciar la junta.
  • Aplicar la esponja en sentido diagonal a la trama de juntas y aclarar en agua limpia el número de veces que sea necesario. Antes de usar la esponja, aclarar al máximo posible.
  • Una vez limpia la baldosa, repasar las juntas con un trapo seco para evitar que la presencia de humedad superficial produzca cambios de tono.

El corte depende del tipo de cerámica y tamaño de la baldosa, por lo que es el proveedor de cerámica quien sabe qué herramientas y cómo utilizarlas.

En la actualidad las herramientas más utilizadas son las máquinas manuales de corte en seco; elegir el tamaño de la máquina en función de la longitud máxima de corte a realizar y rodel adecuado a la dureza y relieve de la baldosa. El procedimiento básico de corte es el siguiente:

  • Medir el espacio en el que quieres colocar la baldosa cortada.
  • Marcar con un lápiz la línea por la que quieres cortar la baldosa para que se amolde al espacio disponible con exactitud. Tener en cuenta las juntas perimetrales.
  • Disponer la cortadora manual sobre un superficie plana y firme y hacer coincidir la línea de rotura de la baldosa con la guía de corte de la máquina.
  • Desliza el rodel sobre la línea marcada con lápiz, sin ejercer demasiada fuerza. Se recomienda marcar los dos extremos de la baldosa que delimitan la línea de corte.
  • Presionar la baldosa con el brazo de la cortadora para romperlo definitivamente y de manera limpia.
  • Para evitar cortes, pulir los dos lados cortados con una piedra abrasiva.
  • Para cortes curvos, utilizar una amoladora eléctrica equipada con un disco de corte adecuado a la dureza de la baldosa.

Cuando se trate de perforar baldosas, se utilizan herramientas diferentes en función del diámetro del agujero a realizar:

  • Diámetro de hasta 8 mm: Taladro eléctrico con broca adecuada al material a perforar:
    • Floor tile: Broca refrigerada por agua.
    • Wall tile: Broca de corte seco.
  • Diámetro superior a 8 mm: Amoladora (máquinas de corte radial) equipada con broca de corte seco adecuada al material a perforar.

Para ayudarte a estimar la cantidad de baldosas necesitarias para tu proyecto, te ofrecemos una calculadora de superficie en la página de producto. Ten en cuenta que para utilizar esta calculadora, primero debes conocer los metros cuadrados (m2) de la superficie a alicatar. Además, como norma general, debes añadir un 10% a la superficie total para cubrir posibles mermas o pérdidas (baldosas rotas, bordes, etc.), así como las reposiciones para usos futuros.

Limpiar restos de juntas sobre baldosas cerámicas es muy sencillo si se realiza cuando el material de juntas todavía no ha endurecido completamente y se dispone del limpiador adecuado. Prestar especial atención a las baldosas antideslizantes, con relieve o textura rugosa que resultan más difíciles de limpiar.
El procedimiento habitual de limpieza es el siguiente:

  • Inmediatamente después de la aplicación del material de junta, bastará con una esponja humedecida en agua para retirar los restos de juntas.
  • Se recomienda limpiar el exceso de material de juntas con una esponja dura de acabado fino ligeramente humedecida, montada sobre una talocha que limpia sin vaciar la junta. Aplicar la esponja en sentido diagonal a la trama de juntas y aclarar en agua limpia el número de veces que sea necesario. Antes de usar la esponja, aclarar al máximo posible.
  • En el caso de materiales de junta de tipo epoxi, utilizar esponjas especiales para este tipo de material y repasar las baldosas con una esponja o trapo humedecido con una mezcla al 50% de agua limpia y alcohol de quemar o utilizar limpiadores específicos como epotech cleaner de Butech.
  • Una vez limpia la baldosa, repasar las juntas con un trapo seco para evitar que la presencia de humedad superficial produzca cambios de tono.

Si, de todas formas, las baldosas quedaran manchadas por material de juntas, consultar con el fabricante del material de juntas qué limpiador puede utilizarse. En el caso de juntas cementosas, un limpiador de tipo ácido cono acid net de Butech bastará; se recomienda hacer una prueba previa para comprobar que no ataca químicamente la baldosa cerámica.

Quitar baldosas de un pavimento o revestimiento cerámico es sencillo, aunque muy laborioso. Recomendamos seguir las siguientes instrucciones:

  • Retirar baldosas cerámicas produce una gran cantidad de polvo y escombros, por lo que se recomienda cerrar el área de trabajo con láminas de plástico y cinta adhesiva.
  • Retirar molduras, puertas y marcos de puertas que interfieran con la extracción de las baldosas.
  • Protegerse con máscaras antipolvo, gafas de seguridad, protección para los oídos y guantes de trabajo. Especial atención a los fragmentos de cerámica, pueden producir cortes.
  • Utilizar herramientas metálicas que permitan hacer palanca bajo las baldosas como raspadores o cinceles, martillos o mazos de hierro, palas y carretillas para retirar los escombros.
  • Buscar un punto por el que se pueda acceder a la parte inferior de una baldosa y a partir del cual se pueda hacer palanca sobre ella. Si esto no es posible, romper una baldosa con una maza.
  • Hacer palanca bajo la baldosa y en función de cómo se haya pegado, se desprenderá con más o menos dificultad. Buscar las zonas huecas bajo las piezas para facilitar su extracción.
  • Retirar con cincel y martillo los restos de adhesivo fijados al soporte.
  • Eliminar los restos de cerámica y material de agarre teniendo especial cuidado en evitar cortes.
  • Antes de volver a instalar baldosas cerámicas, comprobar que la estabilidad del soporte y superficie de colocación son adecuadas para recibir el nuevo revestimiento. Cuando sea necesario, volver a impermeabilizar.

En la actualidad hay disponibles imprimaciones y adhesivos que pueden utilizarse directamente sobre el pavimento o revestimiento cerámico sin necesidad de retirar las baldosas. Valorar si el estado de la colocación cerámica y capacidad de carga del soporte admiten esta opción.